Explorando los Faros de Mallorca: Una Aventura para Toda la Familia

Faro Cabo Blanco en Mallorca

Mallorca, una joya en el corazón del Mediterráneo, es famosa por sus playas de ensueño, su rica historia y su vibrante cultura. Pero más allá de sus costas y calas, la isla alberga tesoros menos conocidos pero igualmente fascinantes: sus faros. Estos guardianes de la costa no solo son testigos de la historia marítima de Mallorca, sino también destinos perfectos para una aventura familiar. Acompáñanos en un viaje por los faros más emblemáticos de Mallorca, donde historia, naturaleza y vistas impresionantes se unen para crear recuerdos inolvidables.

En nuestra ruta de los faros de Mallorca, recorreremos algunos de los más emblemáticos de la isla:

1.

Faro Formentor

El Faro del Cabo de Formentor se asienta en el extremo norte de la península de Formentor, ofreciendo algunas de las vistas más espectaculares de la isla.

Construido en 1863, este faro no solo es un hito para los navegantes, sino también un punto de interés para familias y visitantes. Localizado en el extremo norte de la isla, con una altura de 22 metros y gracias a su situación respecto al mar hace que podamos disfrutar de unas vistas espectaculares de las aguas del mediterráneo y sus acantilados.

Faro Formentor en Mallorca

El acceso al faro se realiza en coche, a través de una carretera famosa por sus curvas cerradas y sus vistas impresionantes, convirtiendo el acceso en una aventura en sí misma. Aunque el interior del faro no está abierto al público, podemos disfrutar de otras actividades en la zona como rutas de senderismo o ciclismo. Estas rutas merecen mucho la pena ya que ofrecen unas vistas impresionantes y nos dan la oportunidad de conocer la naturaleza de la isla. También podemos optar por aprovechar nuestra excursión para pasar un día en familia en las calas cercanas al faro, Cala Figuera o Cala Formentor, ambas con aguas tranquilas y cristalinas.

Tanto si optamos por pasar el día en la playa o por disfrutar de la naturaleza al finalizar nuestras actividades podremos disfrutar de una bebida refrescante, con unas vistas más que increíbles, en la cafetería que se encuentra a los pies del faro.

El Faro de Formentor es un destino imprescindible para cualquier persona que visite Mallorca, ofreciendo una combinación única de historia, belleza natural y vistas espectaculares. Su ubicación remota y el viaje para llegar allí son parte de la aventura, haciendo de una visita al faro una experiencia memorable para toda la familia.

2.

Faro de Cala Figuera

El Faro de Cala Figuera, también conocido como el Faro de Sant Jordi, se encuentra en la costa este de Mallorca, cerca de la localidad de Santanyí. Este faro aunque menos conocido es un tesoro digno de explorar, ofrece una experiencia única por su ubicación tranquila y sus vistas impresionantes del mar Mediterráneo.

Construido en 1864, se encuentra en una zona de acantilados, y junto con sus 11 metros de altura, le otorgan una posición elevada y unas vistas panorámicas de las aguas cristalinas del Mediterráneo. Cerca del faro encontramos la Cala Figuera, conocida por su puerto pesquero perfecto para una visita en familia. Además, sus aguas cristalinas hacen de esta cala un entorno idílico para practicar snorkel y disfrutar de la fauna marina.

Faro Cala Figuera Mallorca

El acceso al faro es bastante sencillo y se puede realizar tanto en coche como andado. Si sois amantes del senderismo y la naturaleza os recomiendo que optéis por esta opción para acceder al faro ya que durante el recorrido podréis disfrutar de unas maravillosas vistas de la costa y de otras construcciones que se utilizaban para defender la isla. La ruta que da acceso al faro comienzo en Portals Vells, y no os preocupéis del coche porque es una ruta circular, sencilla, sin desniveles y de menos de 8km, ¡perfecta para hacer en familia!

Aunque el interior del faro no se puede visitar, el Faro de  Cala Figuera es un destino ideal para aquellos interesados en la fotografía, la naturaleza y la tranquilidad. Su ubicación remota y sus vistas impresionantes lo convierten en un lugar especial para visitar en Mallorca.

3.

Faro de Porto Colom

El Faro de Porto Colom se encuentra en la costa este de Mallorca, cerca del encantador pueblo pesquero del mismo nombre. A diferencia de otros faros históricos de la isla, este faro fue construido en la segunda mitad del siglo XIX, aunque se caracteriza por un diseño tradicional y similar a los de antaño.

Su posición elevada le permite ofrecer unas vistas impresionantes del mar Mediterráneo así como también del impresionante puerto natural de Porto Colom. Este puerto es uno de los más grandes de Mallorca y todavía conserva gran parte del encanto original de un pueblo pesquero, por lo que si decides acercarte hasta aquí, el pueblo también es una visita más que obligatoria. Nuestra recomendación es que visitéis el pueblo, incluso podéis pasar un día en familia en la playa, y al finalizar el día os acerquéis al faro a disfrutar de uno de los atardeceres más bonitos de la isla.

Faro Portocolom Mallorca

Si optáis por pasar el día en la playa, encontraréis oportunidad de practicar diferentes deportes acuáticos como kayak o paddel surf, sus aguas tranquilas y arena fina, hace que se conviertan en lugares perfectos para disfrutar con los niños haciendo castillos de arena. Además, en los alrededores del faro también encontraréis senderos para recorrer en bici o disfrutar de una caminata explorando la costa y el paisaje natural.

El acceso al Faro de Porto Colom es sencillo ya que hay una carretera que conduce directamente a él, por eso es una opción perfecta para relajarse con un picnic al finalizar el día y disfrutar de su bonito atardecer. El interior del faro no es visitable pero ir hasta allí merece la pena para disfrutar de un entorno idílico.

El Faro de Porto Colom es un destino encantador que combina historia, belleza natural y un ambiente relajado. Es ideal para familias que buscan disfrutar de la costa de Mallorca de una manera más tranquila y auténtica. La combinación de un hermoso entorno natural, un pintoresco pueblo pesquero y actividades acuáticas lo convierte en un lugar perfecto para una excursión familiar.

4.

Faro de Portopí

El Faro de Portopí se encuentra en la entrada del puerto de Palma de Mallorca, la capital de la isla. Sus orígenes se remontan al siglo XIV, lo que lo convierte en uno de los faros más antiguos del mundo aún en funcionamiento, aunque la torre actual fue construida en 1617.

Con una altura de 38 metros, el Faro de Portopí ofrece una vista panorámica de toda la capital y su puerto. Su ubicación es perfecta para incluirlo en una visita extensa a la capital, ya que sus alrededores ofrecen acceso a paseos marítimos y zonas de ocio, por lo que sí o sí es un punto de interés turístico a incluir en nuestra visita.

Faro Portopí Mallorca

El acceso al Faro es sencillo ya que se encuentra integrado en la ciudad, por lo que podemos llegar a él disfrutando de un paseo por la ciudad. Cerca del faro, podemos disfrutar de parques y áreas recreativas, ideales para un día de diversión al aire libre. Aunque el interior del faro no está abierto al público en general, su exterior es un excelente lugar para disfrutar de la vista y aprender sobre la historia marítima de Mallorca.

El Faro de Portopí no solo es un importante hito histórico y marítimo, sino también un punto de interés turístico que ofrece una perspectiva única de Palma y su puerto. Su larga historia y ubicación privilegiada lo convierten en un destino fascinante para aquellos interesados en la historia de la navegación y en disfrutar de las vistas marítimas de la capital de Mallorca.

5.

Faro de Alcanada

El Faro de Alcanada se encuentra en la pequeña isla de Alcanada (Isla d’Alcanada), cerca de la costa de Alcúdia, en el noreste de Mallorca. Fue construido en el año 1861 para mejorar la seguridad de la navegación en la bahía. A día de hoy el faro sigue operativo y a pesar de su corta altura, 11 metros, juego un papel muy importante en el guiado de embarcaciones que se acercan a la bahía. Desde la isla de Alcanada podemos disfrutar de unas vistas preciosas de la bahía de la Alcúdia y de la Sierra de Tramuntana.

Faro Alcanada de Mallorca

Cómo ya hemos comentado, el faro se encuentra en una isla, y te estarás preguntando como se puede acceder a él, y por sorprendente que parezca una de las formas más cómodas para acceder a él es andando ya que durante la marea baja el agua deja ver parte de tierra por la que podremos caminar y disfrutar de una aventura en familia. Ya que cruzamos a visitar el faro os recomendamos pasar el día en la playa de igual nombre que el faro ya que es conocida por su ambiente tranquilo y sus aguas cristalinas, perfectas para practicar deportes acuáticos cómo nadar y hacer snorkel, el entorno perfecto para disfrutar de un maravilloso día de playa en familia.

El Faro de Alcanada es un lugar encantador y tranquilo, ideal para familias y visitantes que buscan una experiencia más íntima y natural en Mallorca. Su ubicación única y las hermosas vistas que ofrece lo convierten en un destino perfecto para una excursión de un día, combinando la belleza del mar con la tranquilidad de una pequeña isla mediterránea.

6.

Faro de Cabo Blanco

El Faro de Cabo Blanco se encuentra situado en un acantilado en el cabo del mismo nombre, en el extremo sur de Mallorca. Fue construido en 1860 como parte del plan para mejorar la seguridad de la navegación de la isla, y cuenta con 28 metros de altura, lo que lo hace visible desde gran distancia.

Si visitas este faro podrás disfrutar además de unas espectaculares vistas del mar Mediterráneo y del paisaje costero de Mallorca. Aunque el interior del faro no es visitable, para nosotros es una parada obligatoria ya que su entorno es de los menos explorados de la isla, así que si eres amante de la naturaleza y la fotografía no te lo puedes perder.

Faro Cabo Blanco en Mallorca

Si decides venir hasta aquí debes saber que el acceso al faro es por carretera, y aunque puede parecer un poco remoto, puedes aprovechar tu visita para disfrutar también de una de las playas cercanas al faro, Cala Pi, o adentrarte en una de sus rutas populares para el ciclismo o senderismo.

El Faro de Cabo Blanco es un destino impresionante para los visitantes que buscan experimentar la naturaleza salvaje y las vistas espectaculares de la costa sur de Mallorca. Su ubicación en un acantilado elevado y su entorno tranquilo lo convierten en un lugar perfecto para una escapada tranquila y para disfrutar de la belleza natural de la isla.

7.

Faro de Cap Gros

El Faro de Cap Gros, también conocido como el Faro de Sóller, es un faro situado en la costa noroeste de Mallorca, cerca del puerto de Sóller. Fue construido como muchos otros faros en Mallorca en el siglo XIX para mejorar la seguridad de la navegación de la costa norte de la isla.

Desde el faro, se pueden disfrutar de vistas impresionantes de la Sierra de Tramuntana, por lo que sí, es parada obligatoria. Pero no sólo es parada obligatoria por sus vistas de las montañas si no también por que es uno de los mejores sitios donde disfrutarás de una panorámica perfecta del puesto de Sóller, lugar encantador para visitar con niños ya que ofrece paseos en barco y gran variedad de tiendas y restaurantes.

Faro Cap Gros en Mallorca

El acceso al faro es por carretera, con un camino que conduce directamente a él. Aunque el interior del faro no se puede visitar, consideramos este faro un buen punto de partida o final para visitar el puerto de Sóller y sus alrededores.

El Faro de Cap Gros es un destino encantador para aquellos interesados en la historia marítima, la naturaleza y las vistas espectaculares. Su ubicación en la costa noroeste de Mallorca lo convierte en un lugar perfecto para disfrutar de un día tranquilo, explorando el puerto de Sóller y disfrutando de las actividades al aire libre que ofrece la región.

Los faros de Mallorca ofrecen mucho más que hermosas vistas; son cápsulas del tiempo que cuentan historias del pasado marítimo de la isla. Si estáis buscando una experiencia única, una ruta por estos faros es una aventura que combina historia, naturaleza y diversión. Te invitamos a descubrir estos tesoros históricos y naturales, y a crear recuerdos que durarán toda la vida.